Crítica Drive

Drive-467825966-large Por desgracia estamos acostumbrados a ver películas en la que , dependiendo del género al que representen, cumplen con una serie de clichés y tópicos que hacen que al final de la sensación de que vemos la copia de una copia de otra copia. Especialmente se da este hecho en el cine de acción en el que siempre tenemos al bueno, a la chica y al malo malote.

Es curioso que en esta “Drive” se dan cita los tres personajes que acabo de nombrar pero desde un prisma tan crudo, tan brutal y tan violento que, desde el primer segundo de la cinta, desde los títulos de crédito, te muestra que esto es otra cosa, es una película arrolladora, es un soplo de aire fresco. No recuerdo haber visto nunca una película en el sillón de mi casa en la que , al terminar, haya acabado aplaudiendo, curiosamente hoy ha pasado.

Hablar de “Drive” es hablar de una película de silencios, donde una mirada dice más que cualquier parrafada, es hablar de violencia, es hablar de venganza, es hablar de su magnífica banda sonora, usada con maestría en varias escenas. Es, posiblemente, hablar de una película que será recordada de aquí a unos años como un clásico del cine.

No voy a analizar el guión ni las interpretaciones ni la dirección, nada de eso, por lo que seré breve. “Drive” me acaba de dejar en estado de shock, me ha cautivado, me ha hecho sentir parte de la cinta, me ha metido de lleno en su círculo de violencia creciente para dejarme boquiabierto.

¿Recomendable? mucho más que eso, es imprescindible, aún sabiendo que no es una película fácil de ver, no gustará a todo el mundo, de eso estoy seguro, y es respetable ya que, para gusto , los colores. Pero estoy seguro que, aún no gustando a muchos es innegable que estamos ante una película diferente, arriesgada y para este humilde servidor una obra casi perfecta.

Anuncios