Crítica Los idus de marzo

idus-de-marzo-poster Hace ya demasiado tiempo que no dejaba comentario alguno por este blog, y por ello he de disculparme, principalmente he dejado de escribir porque hacía ya unas cuantas semanas que no veía una película, y lo bueno es que en estos últimos días me he puesto las pilas y he recuperado el tiempo perdido, aunque sólo relativamente, y he visto unas cuantas películas de las que iré dejando comentarios.

La primera de ellas es esta interesante “Los idus de marzo” película que trata sobre la política vista desde la campaña electoral y los entresijos que se desarrollan durante esas fechas.

Sin querer destripar la historia, la película trata sobre la campaña del candidato demócrata a las elecciones, y especialmente en la labor de uno de sus colaboradores (Ryan Gosling).

La película se centra en la labor de estos colaboradores, tanto de los demócratas como de los republicanos, mostrando el juego sucio tanto de un lado como de otro.

La otra pieza clave de la película es el candidato demócrata, interpretado por el siempre correcto George Clooney, un político al que da gusto oír pero que como todos también guarda sorpresas.

En general el planteamiento es correcto, la historia está bastante bien, buen ritmo, buenas interpretaciones, pero un desenlace un tanto brusco y hasta me atrevería decir que predecible hacen que la película en su parte final pierda un poco de fuelle.

Si bien hasta la mitad de la película el director se toma su tiempo para mostrarnos a cada uno de los personajes, el funcionamiento de la campaña desde dentro y las convicciones de cada uno de los personajes, ya en la parte final la historia gira bruscamente y un tanto exageradamente centrándose más en la otra cara del candidato democrata (Clooney), haciendo que el desarrollo de acontecimientos sea excesivamente acelerado y que por desgracia dos de los mayores activos de la película, los geniales Paul Giamatti y Philip Seymour Hoffman pasen a un segundo plano.

Este desenlace de hechos es muy efectista, la verdad, pero también busca el final fácil, el hacer ver que la política es lo que es y que todos son más o menos de la misma calaña.

Viendo este comentario alguien podrá pensar que la película no me ha gustado, y como dije al principio, muy al contrario, me parece muy interesante, pero no por ello tiene detalles que podrían haber mejorado, y quizás me he centrado en destacar estos últimos.

Pero no sería justo no destacar una historia con muy buenos personajes y destacadas interpretaciones, que en su mayor parte se esfuerza de manera muy convincente por mostrarnos la cara oculta de las campañas electorales, y de sus protagonistas, aunque quizás chirría un poquito en su acelerado final.