Crítica Grupo 7

Ya hace algunos meses, cuando comenté la película “No habrá paz para los malvados”, hice alusión al hecho de que, las películas de cine negro y las películas policíacas hechas en España, cuando se hacen bien , funcionan en taquilla.

Esta reflexión se puede hacer perfectamente extensible a esta película, “Grupo 7”, que si bien queda un poquito peor parada que la película protagonizada por Coronado, puede entrar dentro de ese grupo de títulos a los que hacía referencia.

En esta película nos encontramos con un equipo formado por cuatro policías, el protagonista absoluto , Mario Casas, el más joven. Un atormentado Antonio De La Torre, personaje al que se le podía haber sacado más jugo desgraciadamente, y los otros dos acompañantes, otro joven policía que no tendrá mucha relevancia en el devenir de la película y el último del equipo, un agente veterano y pasado de kilos que me hizo troncharme de risa con cada una de sus apariciones, ya que ponía el toque de humor en la cinta con sus continuos chistes.

La misión de este grupo, denominado grupo, 7 es clara, limpiar el centro de Sevilla de tráfico de drogas antes de la exposición universal de Sevilla 92.

La película no concede un respiro y será un continuo ir y venir de persecuciones, muy bien rodadas, por las zonas más conflictivas de Sevilla. Iremos conociendo poco a poco a los protagonistas, las tretas de estos para ir cosechando éxitos en sus redadas y las relaciones que se van tejiendo entre los miembros del equipo y su entorno.

En general la película convence, con un ritmo alto y combinando acción, drama y humor casi a partes iguales que funciona realmente bien, es de esas películas que gustan más conforme avanzan los minutos.

Lo que ocurre es que me da la sensación de que la cinta no se atreve a dar un paso más allá, es decir, en crear una historia algo más compleja, en aprovechar más a ciertos personajes que da la sensación que podían haber dado más, en mostrar algo un poquito más elaborado especialmente en lo que concierne a los traficantes de droga que aparecen en la película, y en alguno de los ayudantes, digamos “externos”, que tiene el grupo. Especialmente en esto último se me hace muy sencillo el guión, que si bien y enfocándolo como una película de acción, cumple (el desenlace es simploncete pero efectista), no me cabe duda que podía haber dado algo más si se hubiese sido un poquito más profundo, sólo un poco.

Las interpretaciones están a buen nivel, se podía haber profundizado más en los personajes de los dos protagonistas, sobre todo en Antonio De La Torre, que por momentos me parece que está algo desaprovechado, pero en lo referente a lo estrictamente interpretativo el reparto hace un trabajo correcto, pinchando un poquito en este aspecto alguna de las parejas de los policías.

Película que cumple con lo que ofrece, muy entretenida y por momentos divertida, que podía haber dado un poco más aunque quizás tampoco era esa la intención de sus creadores.

Anuncios