Crítica La ola

Supongo que a muchos se nos habrá pasado por la cabeza el pensar cómo algo como el nacismo o el fascismo pudo generarse, que de donde surgiría algo tan brutal como esos movimientos políticos, y lo que es peor, si algo así se podría dar hoy día.

Esa es la genial idea de la que parte esta cinta. Un profesor alejado de los clásicos patrones de la enseñanza, muy cercano a los alumnos, propone, en un módulo de una semana de duración, que sus alumnos actúen en clase como si de una autocracia se tratara, haciendo que todos ellos pertenezcan a un grupo homogéneo llamado”la ola”.

Todo comienza cuando en un instituto alemán, en una semana dedicada, al parecer, a módulos específicos sobre materias concretas, a un joven profesor, el típico profesor enrollado, le toca tratar durante una semana el tema de la autocracia.

El joven profesor, a modo casi de juego, empieza a actuar en clase de un modo autoritario, imponiendo a los alumnos ciertas normas a la hora de dirigirse a él, que poco a poco irán yendo a más.

A partir de esta idea veremos como se puede crear una semejanza o un modo de actuar muy similar a lo que pudo ser el fascismo o el nazismo en sus comienzos.

La base de la que parte la película es sencillamente genial, me hizo ver muy a las claras lo fácil que es crear un grupo radical casi desde la nada, lo fácil que es hacer al típico alumno solitario y relativamente aislado del grupo un miembro importante de un grupo en el que, en principio, todos son iguales.

Se nos muestra una clase con un grupo de alumnos que, en su mayoría no son especialmente destacados, y como, conforme van entrando en el “juego” del profesor, van creyéndose partes importantes de un grupo supuestamente homogéneo.

Se nos hace ver cómo los miembros más críticos del movimiento son apartados del mismo, se podría explicar con la famosa frase de “o estas con nosotros o contra nosotros.

Los alumnos se empiezan a sentir parte de algo, de un grupo, que les hace diferentes al resto, mejores que el resto. Los miembros de “la ola”, en su mayoría chavales con pocas aspiraciones en la vida, con problemas familiares,  sienten que “la ola” los hace participes de algo grande, ven una motivación en su día a día, ya no son los típicos chavales que pasan desapercibidos en el instituto. Ya se sienten parte de algo grande, “La ola”.

Sólo el concepto del que parte la película, que por cierto está basada en hechos reales, es sencillamente sobrecogedora, son de estas películas que te hacen pensar, que te hacen ver lo fácil que puede ser convencer a un grupo de chavales sin aspiraciones de creer en un movimiento autoritario.

Quizás se puede pensar que el final es un tanto exagerado, que puede ser, quizás el pensar que algo tan grande se puede gestar en una semana (está basado en hechos reales) es un tanto desproporcionado. Pero la idea de la que parte esta película, el hecho de pensar que, en los tiempos actuales pueda generarse, en países desarrollados, un movimiento similar al nacismo, y ver cómo nace algo así, sólo ese hecho ya hace muy recomendable el visionado de esta película.

He de decir que no conocía esta producción, y que mi sensación al verla fue la de haber visto una cinta que me dejó pensativo durante unas horas, es de estas películas que te llegan, que tocan una fibra sensible.

Creo sinceramente que es muy recomendable verla. Me ha parecido tremendamente interesante.

Crítica Ghost Rider 2 Espíritu de venganza

Últimamente estaba teniendo bastante suerte con casi todas las películas que, o bien iba a ver al cine o veía en DVD.

Ayer, desgraciadamente no tuve tanta suerte y, por un motivo o por otro, entre a ver la película de la cual voy a hacer el comentario, y ya lo digo en este punto, una de las peores películas que he visto en mi vida, llevaba mucho tiempo sin ver un bodrio de tal magnitud. Es una pena que con el precio que tiene una entrada y como está la economía hoy día haya tirado a la basura 7 euros.

Para empezar la película es, directamente, de serie “b”, sin ningún tipo de matiz. Las pocas escenas de acción se desarrollan en descampados o en carreteras cortadas al tráfico (creo que hay tres escenas de acción).

Llamar guión a lo que se cuenta en la película es despreciar esa palabra, eso no es un guión, es un cúmulo de despropósitos, sin pies ni cabeza, sin ninguna línea argumental clara.

Son tantos los fallos en la historia (la historia en si es un gran fallo) que a veces no podía aguantar la carcajada en la sala al ver el desarrollo de esta “historia”.

Se puede entender que hoy día ya está casi todo visto en películas de acción, se puede pensar que ver algo original es difícil hoy día, pero aún más difícil es pensar que los responsables de esta cinta no se diesen cuenta conforme avanzaba esta producción de que estaban gestando una película que no tenía ni acción, ni historia, ni interés ni buenos efectos especiales. ¿No hubo nadie que viese esto antes de sacarlo a la luz?. Da la impresión que no.

Ya hace tiempo que vemos a Nicolas Cage haciendo películas como el que hace churros, posiblemente debido a sus problemas económicos, y la mayoría de esas cintas no llegan al aprobado, pero aún así sorprende verle en estas cintas tipo telefilme. Nunca ha sido un actor que me haya llamado mucho la atención, y creo que participar en este tipo de proyectos no le va a ayudar a despertar mi interés en sus futuros trabajos, más bien todo lo contrario.

Poca acción, guión ridículo (por llamarle de algún modo), interpretaciones malas, efectos especiales del montón (casi lo mejor de la película) y un final con el que al menos eché unas risas, de malo que era, dan forma a una película infumable, como dije al principio, de las peores que he visto en mi vida.

Crítica los descendientes

 Este comentario de hoy es a la vez fácil y difícil. Por un lado fácil debido a que acabo de ver uno de los mejores dramas que he visto en mucho tiempo. Difícil porque son tantas cosas buenas reunidas en una misma cinta que si me pusiera a hablar detenidamente de la película podría estar frente al ordenador un par de días, y posiblemente contaría más de lo que debo.

Estamos ante una película eminentemente dramática pero que, en varias ocasiones, y especialmente en escenas especialmente tristes, te saca una sonrisa sincera, que difícil es que eso ocurra en el cien actual.

Con una historia sencilla, que arranca con un grave accidente de la mujer de Clooney, la película nos va presentando a un puñado de personajes genialmente creados, alejados de los clichés típicos de estas cintas.

Se nos presenta a un “padre en apuros”, Matt (George Clooney), unas hijas en edades complicadas, destacadísimo el papel de la hija mayor, familiares y amigos más complicados todavía, y una serie de inesperadas noticias que irán haciendo que la ya de por sí complicada situación para el padre de familia se vaya enredando cada vez más.

Como dije anteriormente la historia es genial, las situaciones que se van presentando en ningún momento parecen forzadas, todo lo contrario, el tono de la cinta, que conforme van avanzando los minutos toman un cariz más dramático, está tratado con una sencillez y una delicadeza pocas veces vista, el trabajo del director es para enmarcar.

En cuanto las interpretaciones estamos sin duda ante la mejor interpretación de Clooney, ayudado por un papel y un personaje genialmente creados. La verdad es que para ser sinceros todas las interpretaciones están a un  nivel muy superior a la media.

No puedo olvidarme de la excepcional interpretación de Shailene Woodley, la hija mayor de Clooney. Aparte de que sin su personaje el papel de Clooney se vería seriamente deslucido, la interpretación de la joven actriz es sorprendente, y el personaje es mucho más que la típica hija joven rebelde.

No me enrollo más, una película recomendable para todos, aconsejable para todos, imprescindible para mí. Una cinta sencillamente genial, que pena que no haya más películas así en la cartelera de nuestros cines.