Crítica Torrente 4

Para un grupo de amiguetes con ganas de cachondeo es casi imprescindible ir a ver la última de Torrente, y más cuando su protagonista y director se deja caer por los cines para que los fans se hagan alguna fotillo junto a él, y algún amiguete lo consiguió (no soy yo muy de fotos con famosos). El ir a ver esta película no es porque me declare admirador de la saga, ya que si bien las dos primeras tuvieron su gracias sin más , la tercera no estuvo demasiado entretenida y el hecho de ir a ver esta cuarta era la excusa para echar unas cervezas con los amigos y después reirte un rato con las chorradas de Jose Luis Torrente, y como ese era el plan todo salió a la perfección. Aunque la película como ahora os contaré no da para mucho.

Todos sabíamos que en esta cuarta entrega salían famosos por doquier (La Esteban, unos cuantos futbolistas, Carmen de Mairena etc etc), que salían unas cuantas tetas y unos cuantos culos, y que el compañero de fatigas de Torrente era Paquirrín, y una vez que lo ves todo junto el resultado es una película con un montón de gags con Torrente como protagonista y poco más. La historia prácticamente es inexistente, es tremendamente incoherente, los famosetes , en su gran mayoría realizan unas actuaciones lamentables (Francisco como malo de la peli no lo puede hacer peor), y todo es ir plantando guarrada graciosa aquí, chiste racista allá, mostrando a un Torrente excesivo como siempre pero que , hasta los 15 o 20 primeros minutos de película no hace más que realizar una chorrada tras otra sin orden ni concierto, sin contar nada. Reirte te ríes , pero cuando sales de la sala lo primero que me vino a la cabeza fué pensar “que película más mala” aunque me da la impresión que Santiago Segura no pretendía mucho más que eso, que la gente echara unas risas, mostrar a sus amiguetes famosos en pantalla y poco más, y si eso es lo que buscas en esta película , lo vas a encontrar, por lo que no será una decepción si ese es tu objetivo.