Crítica Skyline

Llevaba ya bastante tiempo sin dejar caer ningún comentario por el blog pero estas últimas semanas han sido agradablemente movidas y no he tenido apenas tiempo para ponerme frente el teclado, prometo, con el nuevo año (como no) estar más atento al blog y dejar comentarios más a menudo, y espero cumplir esta promesa.

Desgraciadamente la película con la voy a acabar el año no es para ser recordada, ni valorada en exceso, pero es la última que he visto y quería tener el detalle de que, antes de cerrar el año, pudierais leer el breve comentario sobre lo que me pareció este film.

Con una idea muy similar a la entretenida “monstruoso” pero sin grabar en primera persona, la película se centra en como un grupo de amigos, que duermen en un apartamento  después de una agitada noche de fiesta, afronta la invasión de unas naves alienigenas. Si bien la primera parte consigue entretener, conforme van avanzando los minutos la película queda estancada, le falta frescura e ideas, y es un continuo intento por parte de los protagonistas de salir del bloque de pisos sin conseguirlo, con las consiguientes peleas entre compañeros de aventura, con el típico héroe y su típica chica amada, todo ya demasiado repetido una y otra vez en infinidad de títulos. Y ya para rematar nos colocan un final de película sencillamente ridículo.

La película si que cumple en el aspecto visual, con efectos bastante conseguidos (no todos) y algunas escenas bastante impactantes (especialmente la que se desarrolla en el parking del edificio).

En términos generales se podría decir de esta Skyline que es una película que va claramente de más a menos, resultando en los minutos finales cansina y casi ridícula. Hay mejores títulos sobre esta temática, bastante más entretenidos y originales.

Anuncios